jueves, 7 de agosto de 2014

LA "CALIDAD" DEL AGUA EN EL CENTRO DEL PAÍS



Ambiente 21
Lunes 04 de Agosto de 2014


TalCual

MARÍA EUGENIA GIL BEROES 

El agua ¿es potable?


"No existen políticas de recuperación de los costos de potabilización ni mucho menos del tratamiento de las aguas residuales. La calidad del agua en la cuenca del Lago de Valencia es quizá el problema sanitario-ambiental de mayor envergadura."

*Fernando Morales

 Venezuela es el tercer país de mayor abundancia de agua dulce disponible per cápita en el mundo. Tenemos por arriba solo a Guyana y Liberia. Disponemos de cerca de 45 millones de litros por habitante por año mientras países como Egipto apenas llegan a los 30 mil litros. Para tener una idea del significado de estas cifras, si viviéramos en Egipto y utilizáramos la totalidad del agua de ese país, secándolo por completo, dispondríamos únicamente de unos 80 litros de agua por persona por día. En contraste, la dotación de diseño por habitante para el suministro de agua en el Área Metropolitana de Caracas, prácticamente triplica la disponibilidad total del país africano. Quizá la aparente superabundancia de este recurso no nos permite valorarlo en toda su dimensión. 



LOS 3 FACTORES
Existen 3 factores, cada vez más determinantes, que afectan la calidad y cantidad del agua dulce susceptible de ser potabilizada para el consumo humano en Venezuela. En primer lugar, la población se concentra en el eje norte-costero, mientras que la mayor abundancia de agua se encuentra en el sur del país, donde la población tiene mucha menor densidad. En segundo lugar, los procesos de urbanismo sin control, típicos de nuestras grandes ciudades, y en tercer lugar el manejo populista del suministro del agua potable y del control de las aguas servidas, compromete la calidad de las fuentes de agua en las zonas mas pobladas del país. 


EL BIEN COMÚN
A pesar de que la reciente y novedosa Ley de Aguas establece como principio general que el agua es un bien común, o sea "del pueblo", cuyo uso debe realizarse garantizando tanto la calidad como la cantidad para las generaciones futuras, no existen condiciones que permitan darle tal uso sustentable al recurso agua. De hecho, los únicos ríos y lagos limpios del país se encuentran donde no ha llegado suficiente población para contaminarlos. 


CASO DEL ÁREA METROPOLITANA
En el caso del Área Metropolitana de Caracas, el consumo de agua potable se encuentra alrededor de los 25.000 litros por segundo, los cuales provienen de fuentes cada vez más alejadas y a menor cota respecto de la capital. Ello se debe al aumento del consumo y a la contaminación paulatina de las fuentes más próximas. Si además se considera que no existen políticas de recuperación de los costos de potabilización ni mucho menos del tratamiento de las aguas residuales, ni existen previsiones presupuestarias para la preservación de las cuencas hidrográficas, se configura un escenario sumamente precario para los sistemas de generación, distribución y consumo, de los cuales depende la calidad del agua que consume la población. Caracas y sus zonas aledañas sin embargo tienen suerte, pues luego de haber contaminado prácticamente todo el lado norte de la cuenca del Río Tuy, todavía hay agua de buena calidad en el lado sur no poblado de dicha cuenca. De hecho, parece ser que la próxima fuente de agua de Caracas y Miranda será el Río Cuira, el cual se encuentra en el Parque Nacional Guatopo al sureste del estado Miranda. A pesar de ser una cuenca relativamente pequeña, las abundantes precipitaciones garantizarían que este río, una vez embalsado, suministraría 20.000 litros por segundo.


CASO CUENCA LAGO DE VALENCIA
Para la población de la cuenca del Lago de Valencia, donde habitan más de 4 millones de personas en ciudades como Maracay, Valencia, Guacara, Mariara, entre otras, la situación es mucho más grave pues la fuente, prácticamente única, de agua potable tiene condiciones de dudosa calidad debido a la contaminación con aguas servidas, domésticas e industriales. Esta agua es tratada mediante procesos convencionales de clarificación y desinfección, los cuales son sólo suficientes para el tratamiento de fuentes de agua superficial no contaminada. La inexistencia y/o inoperancia de los sistemas de tratamiento de aguas servidas en esta cuenca endorreica y el bombeo del excedente hídrico del lago aguas arriba de la toma de Hidrocentro, aumentan el riesgo de contaminación química y microbiológica, comprometiendo la salud de la población. 

EL MAYOR PROBLEMA SANITARIO Y AMBIENTAL
Este fenómeno no es nuevo y se debe fundamentalmente a la irresponsabilidad con que tratamos las corrientes residuales de nuestras actividades domésticas e industriales. En opinión de quien escribe, el tema de la calidad del agua en la cuenca del Lago de Valencia es quizá el problema sanitario y ambiental de mayor envergadura que nos toca enfrentar de inmediato. 

*Fernando Morales: profesor de la Universidad Simón Bolívar en Ciencias Ambientales. Miembro de la Unidad de Gestión Ambiental . Resumen de la confenrencia presentada en la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales el 16 de julio de 2014.

-------------------
"Nos envejece más la cobardía que el tiempo, los años solo arrugan la piel pero el miedo arruga el alma." Facundo Cabral
 
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario